Historia

Nueva Identidad de la FEU

Antecedentes

   El 5 de enero de 1728 se funda la Real y Pontificia, Universidad de San Gerónimo de La Habana, hoy, la Universidad de  La Habana. Por el carácter profundamente religioso de la Universidad existía (en su primer siglo de fundada) la  tranquilidad entre los estudiantes. El movimiento estudiantil no había nacido  aún.

   Con la  Revolución Cubana el propio 10 de octubre de 1868 comienza la participación de destacados jóvenes que formados en la Universidad de La Habana como Ignacio Agramante (graduado de Abogacía) fueron ejemplo de una larga contienda de lucha contra el dominio español.

   Fue así como en esta lucha y con la más cruel venganza el Gobierno Español se abalanza sobre los estudiantes universitarios al cometer el sediento acto de fusilamiento de los 8 estudiantes de medicina el 27 de noviembre de 1871.

   En 1892 se produce la primera huelga estudiantil  universitaria en Cuba, por prohibirle a la Universidad habanera el derecho a impartir los estudios de  doctorado.

   Los estudiantes universitarios se unieron al Movimiento Popular Revolucionario de Liberación Nacional que lideraba José Martí a finales del siglo XIX, quien incluía en su proyecto  revolucionario la República “Con todos y para el bien de todos”“la necesidad de transformar el alto centro de estudio…”“de una Universidad elitista en una Universidad Popular, de una Universidad escolástica en una Universidad de su tiempo y para su tiempo, en una Universidad Científica.”

   Con el nacimiento de la Neocolonia el movimiento estudiantil universitario contaba con poco más de 300 estudiantes, el cual no estaba ajeno a la situación del país, pues realizó manifestaciones de protestas contra los gobiernos títeres que imperaban  y sus políticas que respondían a los intereses de los Estados Unidos.
   
Desde 1918 y hasta 1921 se dan muestras de una efervescencia revolucionaria dentro del estudiantado universitario, los cuales empiezan a enfrentar a la policía en diferentes actos públicos y a la dirección de la Universidad por la corrupción que se desarrollaba dentro de esta Institución. Comienza a  destacarse un joven estudiante, que además de participar en las diferentes manifestaciones y protestas, funda las Revistas “Alma Mater” y “Juventud” con  el objetivo de propugnar una Reforma dentro de la Universidad. Bajo el seudónimo de Lord. Mc Parttland, siendo su administrador y su redactor principal, se comienza  a escuchar la voz de nuestro querido e inolvidable “Julio Antonio Mella”.

   En la velada conmemorativa del 27 de Noviembre de 1922, el Rector de la Universidad de Buenos Aires, José Arce, que se encontraba de visita en el país, fue invitado para hablar con los universitarios habaneros, exponiendo el esbozó de la gesta reformista llevada a cabo en Argentina, siendo este el umbral que encendió en los estudiantes cubanos la idea de una organización que respondiera a sus intereses.

   A fines de Diciembre, los estudiantes de la Facultad de Medicina se rebelaron contra la corrupción y el despotismo de uno de sus profesores y pidieron enérgicamente su separación. Rápidamente la agitación abarcó las demás facultades.

98 años de FEU

   El 20 de Diciembre de 1922 se funda le Federación Estudiantil Universitaria (FEU) donde fue electo como presidente Felio Marinillo y como secretario Julio Antonio Mella, quien fue el principal promotor de la fundación de esta organización.

Múltiples fueron las acciones dirigidas por la FEU en contra de las tiranías existentes en Cuba con el protagonismo de jóvenes que como José Antonio Echeverría (Presidente de Honor) perdieron sus vidas en busca de la anhelada  independencia.

   El glorioso 1ro de enero de 1959 cuando triunfa la Revolución, los dirigentes de la FEU, mediante Radio Rebelde, convocan a todos los estudiantes universitarios a unirse al Ejército Rebelde hasta alcanzar el triunfo definitivo. La victoria revolucionaria de nuestra Patria marcó un viraje en el quehacer de la FEU como Organización, rápidamente el estudiantado universitario se movilizó en función de las principales tareas de la revolución.

   En su entrada a La Habana nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz pronuncia un discurso en el campamento de “Columbia”, allí recibe un telegrama en nombre de la FEU donde ponen de manifiesto la disposición de la Universidad Habanera de reincorporarse a la normalidad docente, al plantear textualmente:

   “Esperamos que el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz con la justicia que le ha caracterizado a través de toda su lucha revolucionaria, una vez más se constituya simbólicamente en un estudiante Universitario y resuelva  favorablemente la reincorporación del Alma Mater al Consejo Universitario y a la FEU, organismo responsable de este centro docente, a fin de poder cumplir con su destino histórico y revolucionario” *.

* ( Núñez Jiménez, Antonio. “En Marcha con Fidel”. La Habana. Editorial Letras  Cubanas. 1982, pp. 50.)

   La defensa de la Patria, es de vital significación para la organización, se ha visto materializada desde los primeros momentos del triunfo, con la creación el 26 de octubre de 1959, por orientación de nuestro Comandante, de las milicias universitarias, que inicialmente tuvieron el nombre de Brigadas Estudiantiles Universitarias “José Antonio Echeverría”; que desfilaron por vez primera el 27 de Noviembre de 1959, desde la Universidad hasta el monumento dedicado a los Estudiantes de Medicina. Ese mismo día, por la noche, en una velada efectuada en la Universidad, la FEU le entregó al gobierno, el dinero recaudado por los estudiantes para la compra de aviones.

   Los universitarios formaron parte también de las filas de maestros voluntarios que llevaron la luz de la enseñanza a los más apartados e inhóspitos lugares de nuestra geografía durante la “Campaña de la Alfabetización” en 1961, contribuyendo con esto a que Cuba se declarara en ese mismo año Primer Territorio Libre de Analfabetismo.

   Cuando se inicio el curso escolar 1961-1962, fue nombrado un grupo de estudiantes “Alumnos Ayudantes”, cuya tarea era enseñar los contenidos prácticos de la asignatura Propedéutica Clínica, como los alumnos provenían de distintas salas del Hospital “Calixto García”, el profesor Raimundo Llanio les dio un entrenamiento con el fin de unificar los conocimientos y el método para impartir las clases prácticas, naciendo de esta forma este movimiento estudiantil al cual se le otorga luego el nombre de Frank País.

Preside además la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) desde su fundación el 11 de agosto de 1966, creada a partir de los criterios de unión y solidaridad  con el resto del estudiantado del continente.

   En 1967 se desarrolla la integración orgánica entre la UJC y la FEU, surgiendo así la Brigada Universitaria, como célula básica de nuestro funcionamiento.

   En mayo de  1971, fue creado el Primer Consejo Nacional de la FEU, con su Secretariado Nacional. Además del Consejo Nacional, existían los secretariados provinciales, estructura que desaparece en noviembre de 1984, convirtiéndose así los secretariados a nivel de centro, en los máximos responsables de todas las actividades de la FEU.

Cuando  hablamos de participación de la FEU en  la economía, no podemos dejar de mencionar las Brigadas Estudiantiles de Trabajo (BET) vinculando a los estudiantes a actividades como la participación en la realización del censo de población y vivienda, la reparación de las escuelas en el campo, el apoyo a instituciones de salud, la participación en la agricultura cañera y no cañera. Mas recientemente con la Batalla de Ideas, la FEU a llevado la vanguardia en tareas como la Revolución Energética y auditorias a empresas por parte de los estudiantes de contabilidad a través de las Brigadas Universitarias de Trabajo Social (BUTS).

La FEU en Ciencias Médica. Destacamento “Carlos J. Finlay”

   Extraordinaria ha sido la obra de nuestra Revolución que desde sus inicios  se mantiene preocupada por mejorar el estado de salud de nuestro pueblo. Quedaba plasmada desde el programa del Moncada la necesidad de que entre otros temas la salud constituyera prioridad de un gobierno revolucionario, en un país donde la tasa de mortalidad infantil se calculaba en 60 por cada 1000 nacidos vivos, realidad que habría costado la vida a 479 830 niños si se hubiera mantenido así en estos años, sin mencionar las miles de muertes anuales por enfermedades infecciosas prevenibles y otros indicadores de salud que ni siquiera se registraban. En 1958 existían en Cuba  6286 médicos, de los cuales solo quedaron 3960 después del éxodo promovido por el imperio en los primeros años de la revolución, hoy existen casi 30 por cada uno de los que abandonó el suelo patrio. Además se ha desarrollado una infraestructura nacional en los 3 niveles de atención que ubica al país como una potencia mundial en la Salud Pública.

   Un gran paso de avance lo constituyó la fundación, el 12 de marzo de 1982, del Destacamento “Carlos J. Finlay” que tuvo como antecedentes el plan del médico rural. Se necesitaba un profesional cada vez más preparado científicamente para enfrentar los retos que se imponían en materia de salud. Para dar respuesta a esta necesidad se crea con los mejores graduados de la primera graduación del Destacamento, el Movimiento de Excepcional Rendimiento, aprobado en el curso académico 1988-1989 por nuestro Comandante.

Desde el curso en que se graduaron los primeros estudiantes con tal condición, se les garantizó la continuidad de estudios en especialidades médicas por vía directa según sus intereses. A partir del curso 1996-1997 como elemento transformador para su formación como profesionales comienzan a realizar la familiarización en sus comunidades antes de ingresar a la especialidad solicitada, lográndose una mayor preparación integral de los graduados.

   En el curso 1998-1999, en el marco de la Graduación de Ciencias Médicas de la Habana, nuestro Comandante en Jefe expresó: “A aquellos lugares apartados van los mejores expedientes, y es posible que después se le asignen tareas, incluso más meritorias y más lejanas. Es una hermosa tradición que debe conservarse siempre.” Desde este momento se les dio la tarea de realizar su servicio social en zonas de difícil acceso, en las montañas del oriente cubano, misión esta que realizarían durante un año para luego partir hacia Haití, cumpliendo con el principio del Internacionalismo y como parte del Programa Integral de Salud. En este año el movimiento queda estructurado en cuatro etapas: pregrado, postgraduado, postgrado y desempeño profesional hasta la obtención del grado científico. Esto significó que se podía alcanzar la condición no solo en el pregrado, sino en el postgraduado a partir de demostrar una conducta excepcional en su desarrollo profesional.

   A partir de 1999 se les da la posibilidad de poder formarse en los dos años de familiarización como especialistas de MGI y en dependencia de las necesidades de su provincia acceder a una 2da especialidad.

A partir del año 2000 los graduados de la carrera de Licenciatura en Enfermería que obtenían la condición comenzaron a prestar sus servicios en el Hospital “Calixto García” de la capital del país, mientras que los Estomatólogos se incorporaban a las provincias orientales.

Los primeros médicos graduados de excepcional rendimiento salen hacia Haití en el transcurso del año 2001. El movimiento se sustentaba entonces con mayor fuerza en los criterios de Integralidad  e Incondicionalidad aprobados por la Federación Estudiantil Universitaria, así como por el cumplimiento de requisitos adicionales que avalaban altos resultados en la formación científica, política y moral de los graduados de Ciencias Médicas.

   En el año 2002 la Federación Estudiantil Universitaria propone a la dirección del MINSAP un nuevo nombre para este grupo de estudiantes: Movimiento de Vanguardia “Mario Muñoz Monroy”, en honor al médico revolucionario participante en las acciones del Moncada promovidas por  la Generación del Centenario.

En el proceso de perfeccionamiento experimentado durante los años de Batalla de Ideas, estos profesionales han asumido disímiles tareas que muestran la capacidad para cumplir  misiones antes no concebidas, ratificando la confianza del Comandante en Jefe al poner en manos de estos heraldos lo más preciado del ser humano: la vida.

La FEU hoy

   La  FEU se alimenta de ese mar de pueblo universitario. De 70 mil miembros con que contaba en vísperas del anterior Congreso, llega a las puertas de este séptimo encuentro con casi 200 mil estudiantes, representantes de la más  cubana diversidad.

   La Universalización de la Educación Superior se amplió con novedosos modelos pedagógicos, cada vez más inclusivos y potenciando  el vínculo con la producción y los servicios. La nueva Enseñanza superior se alza en Cuba en este período, presente en todos los rincones  del país  y con el propósito de ingresar en las aulas a todos aquellos que lo deseen. Una Revolución que apuesta por la cultura y el conocimiento como fórmula de salvación humana pretende convertir a la isla en una gran universidad.

La FEU en Holguín

Nuestra provincia fue unas de las primeras en experimentar los Proyectos de Policlínicos Universitarios hace ya seis cursos, con solo 70 estudiantes en cuatro policlínicos de la capital provincial y uno en el municipio de Mayarí, ya hoy no es un proyecto sino una realidad diseminada en las 46 Áreas de Salud de nuestro territorio con unas de las matrículas más grandes del país.

Dejar un comentario

*