Saga Más bien la existencia sin sentido III

Por feuucm - 12 oct 20 - Letras del Estudiante - No hay comentarios

LOS MENOS-TERIA
Por: Alessandro Fernández

IMG-20200924-WA0002
A 323 grados orientados en el espacio-tiempo por las singularidades y a más de 800 billones de años luz de “El Agua”, se situaban un par de galaxias que giraban alrededor de una estrella aparentemente muerta, porque no estaba tan muerta. Aquí existía, en parte, una civilización, que no era tan civilizada, (sí, se lo cuestionaban todo, incluso su propia existencia) de unos seres hechos a base de ciertas sustancias no materiales, que adoptaban formas únicas, como globos de cumpleaños y que eran muy poco resistentes a la electricidad invertida, que para ellos, no era tan invertida. Dichos seres, que no eran tan seres, mantenían una vida especial, que no era tan especial, donde nutrían sus inmensas ciudades intergalácticas con la energía saqueada de las grandes singularidades, que para ellos no eran tan grandes. Hablando un poco más acerca de los MENOS-TERIA estos tenían planetas anillados, cuyos anillos de pobalto funcionaban como autopistas que se unían sin llegar a colisionar entre sí y permitían el movimiento intergaláctico en órbitas perfectas, que no eran tan perfectas. Tenían un sistema de numeración basado en una unidad de cuadrado cúbico representada por una cruz cuadrada y cúbica entre cinco rayas en forma de caja abierta volteada hacia abajo. Además, eran los únicos que poseían un tipo de vida orgánica aparte de la existente en “El Agua”. Esta consistía en los llamados Mohalas, pequeños animales, que no eran tan pequeños y que tenían aproximadamente de 2 a 3 cuadrados cúbicos días de vida, pero que generalmente que nacían muertos debido a las altas concentraciones de heroína en la atmósfera de los planetas de dichas galaxias llamadas “Mushroom” y “PPAPA”; por esto, los científicos de Mushroom crearon un sistema avanzado de hábitat en el cual los Mohalas podrían sobrevivir de 6 a 7 cuadrados cúbicos días. Los Mohalas eran utilizados para las tareas de limpieza interplanetaria debido a que se alimentaban del pobalto expuesto por la entropía acelerada por la estrechez, que no era tan estrecha, de la curva espacio tiempo que existía en esta zona. Como todo necesita una explicación subyacente y desconocida para promover un movimiento en masa, los MENOS-TERIA asemejaban la creación a la simplicidad orgánica de los Mohalas evolutivamente complejos, que no eran tan complejos; así que, todos los que no se dedicaban a trabajar el pensamiento del porqué atribuían la existencia a un “Gran Mohala” dueño de galaxias que codificó una serie de patrones estelares para guiar a la civilización hacia un destino próspero. Fernández
A 323 grados orientados en el espacio-tiempo por las singularidades y a más de 800 billones de años luz de “El Agua”, se situaban un par de galaxias que giraban alrededor de una estrella aparentemente muerta, porque no estaba tan muerta. Aquí existía, en parte, una civilización, que no era tan civilizada, (sí, se lo cuestionaban todo, incluso su propia existencia) de unos seres hechos a base de ciertas sustancias no materiales, que adoptaban formas únicas, como globos de cumpleaños y que eran muy poco resistentes a la electricidad invertida, que para ellos, no era tan invertida. Dichos seres, que no eran tan seres, mantenían una vida especial, que no era tan especial, donde nutrían sus inmensas ciudades intergalácticas con la energía saqueada de las grandes singularidades, que para ellos no eran tan grandes. Hablando un poco más acerca de los MENOS-TERIA estos tenían planetas anillados, cuyos anillos de pobalto funcionaban como autopistas que se unían sin llegar a colisionar entre sí y permitían el movimiento intergaláctico en órbitas perfectas, que no eran tan perfectas. Tenían un sistema de numeración basado en una unidad de cuadrado cúbico representada por una cruz cuadrada y cúbica entre cinco rayas en forma de caja abierta volteada hacia abajo. Además, eran los únicos que poseían un tipo de vida orgánica aparte de la existente en “El Agua”. Esta consistía en los llamados Mohalas, pequeños animales, que no eran tan pequeños y que tenían aproximadamente de 2 a 3 cuadrados cúbicos días de vida, pero que generalmente que nacían muertos debido a las altas concentraciones de heroína en la atmósfera de los planetas de dichas galaxias llamadas “Mushroom” y “PPAPA”; por esto, los científicos de Mushroom crearon un sistema avanzado de hábitat en el cual los Mohalas podrían sobrevivir de 6 a 7 cuadrados cúbicos días. Los Mohalas eran utilizados para las tareas de limpieza interplanetaria debido a que se alimentaban del pobalto expuesto por la entropía acelerada por la estrechez, que no era tan estrecha, de la curva espacio tiempo que existía en esta zona. Como todo necesita una explicación subyacente y desconocida para promover un movimiento en masa, los MENOS-TERIA asemejaban la creación a la simplicidad orgánica de los Mohalas evolutivamente complejos, que no eran tan complejos; así que, todos los que no se dedicaban a trabajar el pensamiento del porqué atribuían la existencia a un “Gran Mohala” dueño de galaxias que codificó una serie de patrones estelares para guiar a la civilización hacia un destino próspero.

 

La verdadera situación importante en estas galaxias se desarrollaba reducidamente en los 5 cuadrados cúbicos lunas de un planeta llamado Mushroom. En estos 5 cc lunas existían 2 cc lunas dedicadas a resolver problemas socialmente útiles, que no eran tan útiles tales como: por qué dos MENOS-TERIA no podían unir no-materia por estar creados de la misma cantidad de cromoteria, o por qué los que tenían más cromoteria eran los destinados a labores fuertes mientras que los que tenían menos cromoteria vivían bajo la sombra de estos, dependientes y sumisos, así como por qué solo aquellos con grandes reservas de pobalto eran capaces de mantener su integridad no-material, además por qué aquellos que estaban hechos de la llamada no-materia oscura no debía salir a la luz de los soles por temor a ser brutalmente desintegrados solo por su oscuridad innata .
Mientras tanto en las otras 3 cc lunas se desarrollaba la carrera armamentista más poderosa de todo este universo.

Dejar un comentario

*